18 oct. 2010

Felicidad por Dinero

Quien cambia felicidad por dinero, no podrá cambiar dinero por felicidad.

Con este aforismo, el elocuente argentino José Narosky, nos regala la oportunidad de reflexionar en lo mucho que vamos dejando en el camino cuando en busca de consolidar una posición económica se sacrifica aquello que le da sentido a la vida, la familia, la salud, el bienestar, la alegría de convivir con los amigos, la satisfacción de ser padres, el placer de practicar algún deporte, de viajar, de leer, o simplemente aprender aquello que nos gusta, y un sinfín de cosas que son parte de la realización personal.

Muchas veces se piensa... ya habrá tiempo después... y resulta que cuando hay tiempo y dinero, la familia ya no esta, los amigos se han convertido en extraños, los hijos se marcharon igual que la salud, la energía, la vitalidad y hasta las ganas de hacer y de vivir.

Es innegable que el trabajo es necesario, el ser humano debe ser productivo y generar los bienes para satisfacer sus necesidades, pero sin dejar atrás aquellas cosas que después... podrían ser imposibles de recuperar.





Hasta la próxima.

2 comentarios :

Gracias anticipadas por su comentario.
Por favor, Ponga su nombre o seudónimo para poder darle continuidad a la conversación.
Seguiremos en contacto.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.