24 sept. 2012

Pasión Frente a Beneficio

A la hora de elegir una profesión, un negocio o una actividad productiva en la cual invertir nuestros recursos (incluido nuestro valioso tiempo) se abren dos posibilidades: Seguir el corazón, o seguir el dinero.

Cuando se elige utilizando el corazón, se tiende a satisfacer el interés propio, el deseo íntimo, el gusto o la pasión personal.  Un ejemplo podría ser que si a usted le gusta disfrutar de la buena comida, quizás hacer una carrera relacionada con la gastronomía o la nutrición, trabajar para una cadena restaurantera o simplemente promover un negocio de banquetes exclusivos podría resultarle  fascinante.

Dejar que su corazón lo guíe hacia el lugar donde usted se sienta más cómodo puede resultarle la mejor forma de encontrar el éxito.

Si decide perseguir la huella del dinero, habrá de tomar en cuenta las distintas variables que componen el mercado y analizar parámetros como la demanda, el potencial de ganancias, la perspectiva futura con base en diferentes escenarios, y los recursos que se requieren así como los disponibles, tanto personales (tiempo, habilidades y experiencia) como materiales y financieros (todo implica una inversión) para responderse con sinceridad a la pregunta de que tan viable es llegar a obtener los ingresos deseados.

Dejar que su mente (y calculadora) le indiquen cual sería el nicho más rentable al cual usted podría canalizar sus recursos quizás resulte una forma muy solida de conseguir el éxito.

Pasión frente a beneficio, cualquiera de estos dos enfoques podría funcionar.

He conocido a gente exitosa con las dos formas de elegir una actividad, hay quienes afirman que es más fácil ser consistente con las cosas que les gusta hacer, para las que se tiene talento o por las que se siente un vivo interés, mientras que otros aseguran que los beneficios y las posibilidades de éxito que pueden visualizarse ante un buen estudio de mercado sirven como motor generando una fuerte motivación suficiente para mantenerse en el camino.

Personalmente me inclino por hacer una combinación de ambas, conviene elegir las actividades más productivas dentro de aquellas que nos apasionan y no dejarse llevar simplemente por una corazonada, por una creencia (que podría no ser real), o por la influencia de otros.

Tome en cuenta que ante cualquier elección, tanto en los negocios como en la vida, siempre existirá un margen de riesgo que puede minimizarse haciendo algunas pruebas de bajo costo, lo que disminuirá la posibilidad de quedar atrapado en una actividad desagradable que además podría no tener los beneficios esperados.

La sugerencia es que antes de comprometer su futuro y sus recursos en una actividad o negocio que parezca sumamente prometedor haga algunas pruebas a una escala pequeña, si las cosas parecen ir bien, puede ampliar sus esfuerzos de manera rentable. Y si descubre que no hay mucho potencial en ese nicho después de todo, no habrá perdido demasiado y si habrá ganado experiencia valiosa que le permitirá hacer una mejor elección la próxima vez.


Hasta la próxima!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias anticipadas por su comentario.
Por favor, Ponga su nombre o seudónimo para poder darle continuidad a la conversación.
Seguiremos en contacto.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.