29 abr. 2013

Mi Primer Negocio

Mañana será día del niño y eso me ha motivado para contarles acerca de mi primera experiencia ganando dinero. Es un recuerdo agradable de mi infancia y solo de pensar en él vuelvo a experimentar esa sensación maravillosa de satisfacción que se vive al alcanzar una meta que nos hemos fijado.

Mi abuela María Luisa tenía una huerta donde, entre otras cosas, crecían vigorosas varias higueras que producían un fruto suave y dulce que solíamos comer con gusto al natural o preparado como cajeta, jalea o en algún otro postre.

Un día, entre mi hermano mayor, Eduardo, que en aquel tiempo tenía 7 años, y yo (un año menor), nos propusimos llenar una reja de higos para venderla en el mercado y así convertirnos en grandes comerciantes. Nos entusiasmamos tanto bajando la fruta que cada uno lleno una reja hasta donde nos sentimos capaces de cargarla.

Vivíamos en Gómez Palacio, Durango, y decidimos tomar un camión para trasladarnos al mercado de Torreón porque sabíamos que ahí se podría vender nuestra cosecha; realmente estaba cerca, creo que tardamos más en caminar a la parada del camión con nuestra carga, que los 15 minutos que tardo el trayecto.

Llegamos al centro y fuimos directo a la plaza, empezamos de puesto en puesto a ofrecer nuestros higos que no tardaron en ser aceptados y pagados peso tras peso en nuestra mano.

Fueron exactamente 20 pesototes, lo recuerdo con mucha claridad, el marchante intentó ofrecerme 18 pero yo no acepte. En aquel momento, con mi dinero en la bolsa del pantalón me sentía todo un negociante, era una alegría tan grande, como si me hubiera sacado la lotería.

Secretamente debo confesarles que, cada vez que realizo una buena negociación vuelvo a experimentar esa misma sensación.

No importa el tamaño de una operación, siempre será satisfactoria si la realizamos en términos positivos para todo aquel que en ella interviene.


Hasta la próxima!



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias anticipadas por su comentario.
Por favor, Ponga su nombre o seudónimo para poder darle continuidad a la conversación.
Seguiremos en contacto.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.