16 sept. 2015

Fuerzas que impulsan el éxito del negocio familiar


Las investigaciones muestran que el 30 por ciento de las empresas familiares logran pasar hasta la segunda generación, y sólo el 12 por ciento consiguen llegar más allá de la tercera. Estadísticas desalentadoras como estas hacen que uno se pregunte ¿Qué es lo que ese 12 por ciento tiene que los otros no?, qué es lo que ocasiona que muchas empresas familiares cierren en un corto tiempo mientras que otras pocas mantienen el impulso hacia adelante.

Decidí echar un vistazo a los patrones y temas recurrentes que se encuentran en las familias con éxito multigeneracional. ¿Tendrán algún secreto especial? La respuesta fue afirmativa. Las empresas que sobrevivieron tres, cuatro, y cinco generaciones o más fueron alentadas por las siguientes cuatro fuerzas propulsoras:

  1. La unidad familiar.- Familias unificadas suelen adaptarse más fácilmente a los cambios y tienden a construir una red de apoyo en los tiempos de crisis, además suelen poner a la familia y los intereses empresariales por encima de los intereses individuales o personales. En mi experiencia, las familias construyen su unidad haciendo de la comunicación una prioridad. Aquí hay algunas cosas que hacen:

  • La celebración de reuniones periódicas de la familia
  • Educar a los miembros de la familia acerca de la empresa
  • La construcción de habilidades para la resolución de conflictos
  • Aprender acerca de los componentes de una buena comunicación

  1. Más que dinero.- Las familias exitosas deben estar comprometidas con un conjunto de valores más allá de las ganancias sólo financieras. Estos valores normalmente se manifiestan en forma de una declaración de misión o visión.

Por ejemplo, una familia que trabajo en estrecha colaboración define su misión como la creación de oportunidades económicas para sus empleados y la comunidad. El establecimiento de un conjunto básico de valores da a los miembros de la familia un sentido de propósito y la oportunidad de comprometerse con algo más grande que ellos mismos. Las familias que aprovechan esta fuerza:

  • Identifican claramente sus valores fundamentales
  • Traducen sus valores en acción
  • Utilizan los valores para construir una cultura familiar fuerte

  1. Visión de largo plazo.- Sin un plan de sucesión reflexivo, pasar la antorcha de una generación a la siguiente podría significar la entrega de una caja de Pandora, donde el cambio de mando pondría en riesgo la toma de decisiones complejas. La planificación de la sucesión es mucho más complicada que simplemente averiguar quién será el próximo Director General. La gestión del cambio, los impuestos inmobiliarios y de jubilación están estrechamente vinculados a la sucesión, y con el fin de hacer frente a estos desafíos multifacéticos, las familias exitosas:

  • Establecen una junta independiente para propiciar la rendición de cuentas de la gestión
  • Elaboran un plan estratégico para el negocio sobre una base regular
  • Alinean las estrategias con los valores y la visión del futuro del negocio de la familia

  1. Preparación de la próxima generación.- La inversión en la próxima generación es una necesidad. Por desgracia, "invertir" en la próxima generación  a menudo es considerado erróneamente como la búsqueda del siguiente "Director, Jefe, o Presidente". Esto es una trampa común en la que caen las empresas familiares, pues generalmente conduce a presionar a la próxima generación (implícita o explícitamente) a entrar en el negocio familiar, lo quieran o no, cuando hay muchas maneras de colaborar con la familia aún fuera del negocio.

Por ejemplo, en un negocio familiar de fabricación de zapatos, el hijo menor que tiene interés en el uso de las nuevas tecnologías de comunicación, colabora con la creación y mantenimiento del sitio web de la empresa de la familia, claro que podría contar con la ayuda de un sitio especializado como por ejemplo: edesign-comunicacion.com/

En mi experiencia, los miembros de la próxima generación de la familia que se incorporan a la empresa con el único propósito de complacer a sus padres se convierten en pobres sucesores, con un deficiente rendimiento y baja autoestima, y con un mediocre liderazgo que con frecuencia se vuelve susceptible a lo que llamo la "maldición del sucesor". Esta maldición consiste en que se les anima a emular excesivamente a sus padres, pero las personas que los rodean no creen que ello pueda ser creíble solo por el apellido que llevan. Familias multigeneracionales exitosas contrarrestan esta maldición, invirtiendo en su próxima generación a través de:

  • Ayudarlos al desarrollo sus propias habilidades y pasión por el trabajo (independientemente de si es dentro o fuera de la empresa)
  • Preparándolos para ser dueños responsables
  • Reconociendo sus aportaciones y desempeño a través de la rendición de cuentas
  • Educándolos acerca de los desafíos del liderazgo

Si bien existen considerables desafíos cuando se trata de la transición de su negocio a la siguiente generación, también existe una gran recompensa si esto se logra con éxito. Más allá de las ganancias financieras, la exitosa empresa familiar multigeneracional crea relaciones familiares fuertes y duraderas, hace importantes contribuciones a sus comunidades y establece un legado para las futuras generaciones del cual sentirse orgullosos.

Hasta la próxima!


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias anticipadas por su comentario.
Por favor, Ponga su nombre o seudónimo para poder darle continuidad a la conversación.
Seguiremos en contacto.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.