1 ago. 2016

Motivar para ganar


Es una parte importante de la administración de un negocio, motivar a los empleados para hacer lo que hacen de mejor manera, si esto se lleva a cabo adecuadamente redundará en un aumento de la productividad y mayores utilidades, generando a su vez un ambiente de trabajo más agradable y seguro, así como una mayor y mejor proyección hacia la comunidad y el mercado.

Hay muchos métodos diferentes por los cuales un jefe puede motivar a sus empleados, ya sea por retroalimentación positiva, o retroalimentación negativa, y lo hará de acuerdo a su estilo, personalidad y capacidad. A veces, puede ser que implique una larga charla con el empleado, un plan de incentivos o quizás, un simple conjunto de palabras.

En esta nota voy a presentar dos maneras eficaces de motivar a los empleados.

1: Centrarse más en lo positivo de un empleado en oposición a lo negativo.

Hay numerosos artículos por ahí que hablan de por qué la retroalimentación positiva es superior a la retroalimentación negativa, personalmente, creo que resaltar lo que un empleado hace bien o sus cualidades, incluso en situaciones que requieren mejoras, es un método mejor por dos razones: 1) Los empleados sienten que están en el camino hacia el éxito y tendrán más fe en lo que están haciendo y 2) tienen más confianza en su jefe.

Con respecto a la primera razón, tomando el ejemplo de la producción de un empleado que es más lento que el promedio de la compañía, es fácil decirle  que no lo está haciendo bien y apenarlo al comparar sus resultados con los de los demás, sin embargo, sería mucho más eficaz decirle que está haciendo un buen trabajo, pero que tienen que encontrar la manera de aumentar la producción. Entonces, como jefe, tal vez podría darle algunas recomendaciones en cuanto a lo que el empleado puede hacer o debería evitar. De esta manera, el empleado sentirá que su trabajo está siendo valorado, al mismo tiempo que se dará cuenta que puede hacerlo mejor y obtener mejores marcas. De esta manera apreciará y confiará más en su jefe.

2: Sea siempre constructivo en su crítica.

La crítica es inevitable cada vez que desee que alguien haga mejor su trabajo. Siempre se tendrá que señalar lo que un trabajador puede hacer mejor. Sin embargo, hay una gran diferencia entre decirle a alguien que su producción es terrible sin más, y explicar por qué su producción es terrible y lo que tienen que hacer para mejorarla. La crítica constructiva implica el proceso de señalar los defectos de alguien y orientar con respecto a lo que pueden hacer para que sea mejor. Este es un método eficaz para motivar a un empleado ya que les da sentido de dirección en cuanto a lo que debe hacer mejor.

Hasta la próxima!



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias anticipadas por su comentario.
Por favor, Ponga su nombre o seudónimo para poder darle continuidad a la conversación.
Seguiremos en contacto.

Alto al Spam

Estimados lectores, el acoso de los spammers ha aumentado considerablemente por lo que debo tomar algunas medidas restrictivas. Por favor, procure que sus comentarios estén relacionados con la entrada, comente con su nombre y no ponga enlaces si no son relevantes, si lo hace, agradeceré que sean inactivos. Espero contar con su comprensión.